.

martes, 16 de junio de 2015

Evohé

    Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes.

     Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia.

     Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente sus orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, la esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio,los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, perlinos y márulos.

    Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias



Rayuela - Capítulo 68 [Capítulo de novela. Texto completo.] Julio Cortázar

jueves, 7 de mayo de 2015

Errol Brown


    Brown ha muerto a los 71 años víctima de un cáncer de hígado. Nacido en Jamaica pero nacionalizado británico, fue condecorado en 2003 con la medalla del Orden del Imperio por sus servicios al mundo de la música. Con éxitos como “You sexy Thing”, en los 70 y 80, el grupo Hot Chocolate llegó a los primeros puestos de las listas de ventas en 50 países.

 

Erase una vez

Erase una vez Candy y Dan.
 Todo era muy acalorado aquel año.
 La cera se derretía en los árboles. 

Él se subía a los balcones,
 se subía a todo, 
hacía lo que fuera por ella.

 Pobre Danny.

Miles de pajarillos adornaban su cabello.
 Todo era dorado.

Una noche, la cama ardió.


Él era guapo,
 y un delincuente muy bueno.

 Vivíamos a base de sol y chocolate. 
La tarde era de un placer extravagante.

 Danny el intrépido. 
Candy se perdió. 


Los últimos rayos de sol
 cruzaban como tiburones.

Esta vez quiero probarlo a tu manera.

 Irrumpiste en mi vida y me gustó. 
Nos revolcamos en el fango de nuestra felicidad.

Yo estaba empapada de rendición.
 Entonces hubo una separación de las cosas
y la tierra se quedó a oscuras. 

Eso es lo que buscamos.

 Contigo en mi interior se produce
 el matrimonio de la muerte.

 Jamás volveré a dormir.
 El monstruo en la piscina.

 Está en la naturaleza del perro 
ladrar a gatos y a pollos
 y a todo lo que se mueva.

 Miré por todas partes. 

A veces te detesto durante mucho tiempo.

 Viernes - no era esa mi intención.

 Madre de la tristeza.

 Ángel de la tormenta

Has dicho cosas. 

Prometiste, apuntaste al cielo. 

Demanda, oferta. Mírame.

 ¿Dónde estabas tú cuando todo se fastidió?
 Con los pájaros.
 Vete volando a alguna parte.
 Jaja, jodidamente ja.
Eres muy divertido, Dan

. Un jarrón de flores junto la cama.
Te hice una brecha en la cabeza
sobre el respaldo de la cama.

El bebé murió por la mañana.
le dimos un nombre,
se llamaba Thomas.
Pobre pequeño dios. 
Su corazón late
como un tambor de vudú.

jueves, 23 de abril de 2015

Me confieso..

Aquí, ante mí,
Yo, pecador, me confieso,
De ser así como soy.
Me confieso de lo bueno y lo malo
Que van al timón del barco
En esta deriva en que me voy.

Me confieso
Poseído
De virtudes teologales,
Que son tres,
Y de los pecados mortales,
Que son siete,
Cuando la tierra no repite,
Que son más.

Me confieso
El dueño de mis horas.
El de las cuchilladas ciegas y rabiosas
Y el de las ternuras lúcidas y mansas.
Y de ser de cualquier modo
Andanzas
Del mismo modo.

Me confieso de ser charco
Y luna de charco, mezclado.
De ser la cuerda del arco
Que lanza flechas arriba
Y debajo de mi altura.

Me confieso de ser todo
Que pueda nacer en mí.
De tener raíces en el suelo
De ésta mi condición.
Me confieso de Abel y de Caín.

Me confieso de ser hombre,
De ser un ángel caído
De tal cielo que Dios gobierna;
De ser un monstruo salido
Del hoyo más hondo de la caverna.

Me confieso de ser yo,
Yo, tal cual como vine,
Para decir que soy yo
¡Aquí, ante mí!


Libro de Horas 
Miguel Torga

domingo, 15 de marzo de 2015

Cara o Cruz


Tengo la habilidad en los dedos
de ponerte cara al suelo
de  multiplicar tu sed de sexo y placer,
de olvido, rebañado en mi sudor
corriendo por tu cálida piel.
Desorientar tus sentidos en segundos,
hundirte en tarros de dulce miel.
Tengo la habilidad  para desgarrarte ,amor

cuando estamos tan juntos sin pudor
y controlar tus gemidos,
cada vez que te corto la respiración.

Tengo unas manos llenas de deseos
que te pueden convertir en dulce caramelo,
o en un amargo veneno,

sin remedio 

martes, 10 de marzo de 2015

[De]PromesaS


Quiero
 todo lo que prometiste
lo que imaginamos
lo que deseamos juntos.

Quiero
el tacto de tus manos 
suave, gentil
despojándome de ropas
descubriéndome las formas.

Quiero 
el sabor de tu boca
intenso, mojado, sediento
de mi, de mi sabor.

Quiero
la fuerza de tus  brazos
empujándome contra la pared,
dejándome deliberadamente
indefensa a tu merced.

Quiero
sentir tu deseo
con tus ojos en los míos
con tu boca en la mía
con tus manos en las mías
Tu en mi
yo en ti.

Quiero 
que seas mio
de la misma forma 
yo seré tuya
encajados
pegados
entrelazados
uno en el otro.

Quiero
Todo lo que prometí
María

martes, 10 de febrero de 2015

domingo, 8 de febrero de 2015

Mi amoR

Mi amor
Cuánto tiempo te he esperado, aquí
Tanto he deseado verte que hoy
Me siento, Feliz


Y todo lo que hagamos con el alma
Sera para tí y para mí
Será para nuestra calma


Oh mi amor, hoy te tengo aquí a mi lado
Y mi corazón no para de latir
El efecto de tus ojos dorados


Y todo lo que hagamos con el alma
Será para tí y para mí
Será para nuestra calma


Y todo lo que hagamos con el alma
Será para tí y para mí
Será para nuestra calma...

jueves, 5 de febrero de 2015

Certeza de amor

Muerdo mis labios
Siento  el fino
 sabor de la sangre
Dulce, cálida, viva.
En el  velo de la incertidumbre.
Me alimento de tu ausencia
En la espera de disfrutar
El sabor de tus besos.
 Te siento, te tengo
Saboreo mi deseo
Ese abrazar de los sentidos
No quiero otro lugar
Solo vivir en tus brazos
En ellos el mundo no existe
En ellos el tiempo no existe
Sólo la vital necesidad
De estar junto a ti,
De vivir a tu lado.
Más allá de las dudas razonables
Impera una  certeza de amor
MaRía


martes, 3 de febrero de 2015

El otro lado de la luna


El viento trajo las palabras
y solo las dejé flotar desde mis labios
como una última y moribunda exhalación
Sus ojos eran mil soles queriendo explotar
y volvían casi nada
todo lo que nos rodeaba
cuando aquel tibio ocaso de marzo nos cobijó.

El agua trajo la sed
y solo la dejé navegar por mi sangre
como un velero cansado en busca de la playa
antes de la meta
Su boca era una flor de la mañana
que se abría lentamente
esperando un nuevo Sol
como después de una larga y fría noche.

El fuego trajo la pasión
y solo la dejé encumbrarse por mi cuerpo
como vuelo de pájaro sobre la montaña más alta
Su cuerpo fue entonces mi única morada
y como un devoto peregrino
caminé con pasión
hasta el templo de su amor
Fueron inútiles todas las razones
la naturaleza y sus elementos
construyeron sin pensarlo nuestro amor.

Atravesamos todas las barreras de la noche
y el mundo afuera se congeló
Había ya otro cielo
que se abrió inmenso para los dos
Luna tras Luna descubrí sus secretos de amor
Luna tras Luna descubrí sus secretos de amor
e hicimos un ritual de cada nuevo encuentro
robándole al tiempo cada segundo que nos negó.

Un fuego sagrado nos consumía cada noche
y revivíamos entre las cenizas otra vez
acaparando el amor
que muchos jamás conocerán
Atrapado entre sus labios
susurré cada verso
que mi pasión escribió.

Nunca hubo dos noches
que pudieran contar la misma historia
aunque sí
las que nos encontraban juntos otra vez.

No sé decir por qué
pero cada inicio nos llevaba hacia el final
tal vez porque esa dicha no era para este mundo.
O quizá
simplemente
porque esto fue más
que el mismo Amor.

(Patricio Echeverría Dalgo)

Donde el amor se esconde ....

ooo0ooo

miércoles, 28 de enero de 2015

Paulo Gonzo e India Martínez - Vencer ao Amor



Cuantas veces te llamaba, 
te llamaba sola y triste 
pero nunca estabas, 
nunca estabas y perdí 

Perdí la voz
y el corazón se fue apagando
consumido por un miedo
y solo hay una vida 
para vivir





Camino y camino 

pero no levanto el vuelo, 

levanto un castillo 
de ilusiones y sueños 
con mis manos sola en mi silencio 

Y volar, acariciar 
el cielo con las manos
y olvidar este dolor
e inventar horizontes nuevos


Y cantar hasta romper mi voz gritando 
y vencer al amor...

y vencer al amor... 

Una razón cuatro besos 
pero un grito 
y un te quiero 
me va matando, 
y me duele
quiero, quiero ,salir...


Camino y camino pero no levanto el vuelo, 

levanto un castillo de ilusiones y sueños 

Camino y camino pero no levanto el vuelo, 

levanto un castillo de ilusiones y sueños 

con mis manos sola en mi silencio 

Y volar, y acariciar el cielo con las manos
y olvidar este dolor 
E inventar horizontes nuevos
y cantar hasta romper la voz
y vencer el amor...
el amor 




Camino y camino pero no levanto el vuelo, 

levanto un castillo de ilusiones y sueños 



Palabras Prestadas XIX



La gente aspira a encontrar su otra mitad en su ciudad, en su barrio, y hasta en su calle; no sé cómo no la buscan en su cama. Y no es así: cerca nos tropezamos con los humildes premios de consolación.

 Las medias naranjas verdaderas están lejos casi siempre y son costosas. Lo que hemos de pedir, además de encontrarlas, es que el hallazgo no se produzca demasiado tarde. 

La pasión turca (fragmento)

Antonio Gala


martes, 20 de enero de 2015

.-

Tengo resaca de sentimientos

MaRía


 

Palabras Prestadas XVIII

Me debes
un sol para amanecer.
 Me debes
 un café al despertar.


 poetaprohibido

Franco De Vita - Te Pienso Sin Querer ft. Gloria Trevi

Hoy me he levantado y ya perdí la cuenta, 
Si te fuiste hace un rato o ya son mil años que, 
No vives aquí, 
Con las telarañas de cada rincón, 
De esta desolada y triste habitación será, 
Que tengo que limpiar, 
Cada recuerdo tuyo, 
Tus huellas que en mi piel, 
Aún se dejan ver, 
Tu nombre que no sé olvidar, 
Perdóname, 
Entiéndeme, 
Si pienso en ti otra vez, 
No fuiste tú quien se marchó, 
Que va fui yo, 
Fui yo que no te supe retener, 
No fuiste tú quien dijo no, 
Y te pienso sin querer, 
Hoy me he levantado y ya perdí la cuenta, 
Cuánto puse de mi parte o en qué parte de este cuento fue, 
Que yo te perdí, 
Y me doy la vuelta imaginándome, 
Que en cualquier momento vas aparecer, 
Será, 
Que yo tengo que olvidar, 
A ver lo que hay que hacer, 
Si aún te puedo ver, 
Si aún te puedo oler, 
Si aún me lates en la sien, 
Perdóname, 
Entiéndeme, 
Si pienso en ti otra vez, 
No fuiste tú quien se marchó, 
Que va fui yo, 
Fui yo que no te supe retener, 
Perdóname, 
Entiéndeme, 
Me preguntaba qué, 
Qué había de mi antes de ti, 
No sé, 
Yo creo que empecé a vivir después de que te conocí, 
Perdóname, 
Entiéndeme, 
Si pienso en ti otra vez, 
No fuiste tú quien se marchó, 
Que va fui yo, 
Fui yo que no te supe retener, 
Perdóname, 
Entiéndeme, 
Y te pienso sin querer, 
Y te pienso sin querer.

La Mala Costumbre



Tenemos la mala costumbre de querer a medias, 
de no mostrar lo que sentimos a los que están cerca, 
tenemos la mala costumbre de echar en falta lo que amamos, 
sólo cuando lo perdemos es cuando añoramos. 
Tenemos la mala costumbre de perder el tiempo, 
buscando tantas metas falsas tantos falsos sueños, 
tenemos la mala costumbre de no apreciar lo que en verdad importa, 
y sólo entonces te das cuenta de cuántas cosas hay que sobran. 

Hoy te daría los besos que yo por rutina a veces no te di, 
hoy te daría palabras de amor y las caricias que perdí, 
cuanto sentimos cuanto no decimos y a golpes pides salir, 
escúchame antes que sea tarde antes que el tiempo me aparte de ti. 
Hoy te daría los besos que yo por rutina a veces no te di, 
hoy te daría palabras de amor y las caricias que perdí, 
cuanto sentimos cuanto no decimos y a golpes pides salir, 
escúchame antes que sea tarde antes que el tiempo me aparte de ti. 

Tenemos la mala costumbre de buscar excusas, 
para no desnudar el alma y no asumir culpas 
tenemos la mala costumbre de no apreciar lo que en verdad importa, 
y sólo entonces te das cuenta de cuántas cosas hay que sobran. 

Hoy te daría los besos que yo por rutina a veces no te di, 
hoy te daría palabras de amor y las caricias que perdí, 
cuanto sentimos cuanto no decimos y a golpes pides salir, 
escúchame antes que sea tarde antes que el tiempo me aparte de ti. 
Hoy te daría los besos que yo por rutina a veces no te di, 
hoy te daría palabras de amor y las caricias que perdí, 
cuanto sentimos cuanto no decimos y a golpes pides salir, 
escúchame antes que sea tarde antes que el tiempo me aparte de ti. 
Tenéis la mala costumbre.

lunes, 5 de enero de 2015

LLuvia


Desnudo el alma del sueño que un día la cubrió
me sumerjo en la danza de la soledad
ataviada con mi vestido de lluvia salada
subo a la barca de los sentimientos
regreso de alma vacía,
 corazón sin ritmo, cuerpo inerte,
me despido de esa tu alma que me acunó
sumergiéndome en la noche de los olvidos.
María


Fotografía: Fell my soul [Laura Zalenga]

domingo, 4 de enero de 2015

Y ella vestida de blanco



Se yergue del suelo la sombra
del ser que sin saber lo sigue,
pegada al florido papel de la pared
el alma disfraza el pasar del tiempo.

Al son de viento danza
cabello largo de ondas oscuras
pies descalzos ,doloridas puntas
hacen rodar el cuerpo vencido.
Danza circular, danza soñada
en la espera duerme aquella 
su incondicional sombra
a la desnuda bailarina 
vestida de blanco.
MaRía 


sábado, 3 de enero de 2015

Palabras Prestadas XVII

La época es banal
menos sorprendente que la tarifa de una prostituta
Los sátrapas se divierten mucho
con el juego de la verdad
Los desheredados se convierten en masa
a la religión de la Lotería
Los amantes se separan
por un kilo de plátanos
El café no es ni más ni menos amargo
El agua se queda en el estómago
La sequía golpea a los más hambrientos
Los terremotos se complacen en complicar
la tarea de los salvadores
La música se enfría
El sexo guía el mundo
Sólo los perros siguen soñando
a lo largo de tardes y noches enteras

 Abdellatif Laâbi,
De "Le solei se meurt" ( el sol se muere)


Palabras Prestadas XVI

Anoche me acosté con un hombre y su sombra.
Las constelaciones nada saben del caso.
Sus besos eran balas que yo enseñé a volar.
Hubo un paro cardíaco.
El joven
nadaba como las olas.
Era tétrico,
suave,
me dio con un martillito en las articulaciones.
Vivimos ese rato de selva,
esa salud colérica
con que nos mata el hambre de otro cuerpo.
Anoche tuve un náufrago en la cama.
Me profanó el maldito.
Envuelto en dios y en sábana
nunca pidió permiso.
Todavía su rayo lasser me traspasa.
Hablábamos del cosmos y de iconografía,
pero todo vino abajo
cuando me dio el santo y seña.
Hoy encontré esa mancha en el lecho,
tan honda
que me puse a pensar gravemente:
la vida cabe en una gota.

Fotografía: La Pietá ; Michelangelo  
Carilda Oliver Labra