.

lunes, 3 de octubre de 2016

Suavemente...me mata



Las estrellas aparecen
 cuando llegas, 
entras sin avisar
y cuando yo te siento
el frío mundo se agita,
las sombras nos cubren,
amparando nuestra metamorfosis.

El clamor  del cuerpo se despereza
asoman deseos escondidos,
que se abren sin pudor,
y el espíritu de la oscuridad,
ese inmenso circulo sin relevo
deja de existir.

Y somos al fin 
nosotros,
el silencio, el clamor
de dos almas

MaRía