.
Mostrando entradas con la etiqueta Gioconda Belli. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Gioconda Belli. Mostrar todas las entradas

domingo, 15 de enero de 2017

De ⚯⚯ Domingos



Aquí estoy,
desnuda,
sobre las sábanas solitarias
de esta cama donde te deseo.

Veo mi cuerpo,
liso y rosado en el espejo,
mi cuerpo
que fue ávido territorio de tus besos,
este cuerpo lleno de recuerdos
de tu desbordada pasión
sobre el que peleaste sudorosas batallas
en largas noches de quejidos y risas
y ruidos de mis cuevas interiores.

Veo mis pechos
que acomodabas sonriendo
en la palma de tu mano,
que apretabas como pájaros pequeños
en tus jaulas de cinco barrotes,
mientras una flor se me encendía
y paraba su dura corola
contra tu carne dulce.

Veo mis piernas,
largas y lentas conocedoras de tus caricias,
que giraban rápidas y nerviosas sobre sus goznes
para abrirte el sendero de la perdición
hacia mi mismo centro
y la suave vegetación del monte
donde urdiste sordos combates
coronados de gozo,
anunciados por descargas de fusilerías
y truenos primitivos.

Me veo y no me estoy viendo,
es un espejo de vos el que se extiende doliente
sobre esta soledad de domingo,
un espejo rosado,
un molde hueco buscando su otro hemisferio.

LLueve copiosamente
sobre mi cara
y sólo pienso en tu lejano amor
mientras cobijo
con todas mis fuerzas,
la esperanza...










En la doliente soledad del domingo
Gioconda Belli

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Como GatoS

Te quiero como gata boca arriba,
 panza arriba te quiero,
 maullando a través de tu mirada, 
de este amor jaula violento, 
lleno de zarpazos
 como una noche de luna
 y dos gatos enamorados 
discutiendo su amor en los tejados,
 amándose a gritos y llantos, 
a maldiciones, lagrimas y sonrisas
 (de esas que hacen temblar el cuerpo de alegría).
 Gioconda Belli

jueves, 26 de junio de 2014

Dios te hizo hombre para mí.


Laura Pausini One More time

Te admiro desde lo más profundo de mi subconsciente con una admiración extraña y desbordada que tiene un dobladillo de ternura.

Tus problemas, tus cosas me intrigan, me interesan y te observo mientras discurres y discutes hablando del mundo y dándole geografía de palabras

 Mi mente esta covada para recibirte, para pensar tus ideas y darte a pensar las mías; te siento, mi compañero, hermoso juntos somos completos y nos miramos con orgullo conociendo nuestras diferencias sabiéndonos mujer y hombre y apreciando la disimilitud de nuestros cuerpos.

Gioconda Belli